Ramón Abad es un destacado pintor del momento, su vocación tardía en el mundo de la pintura nos está dejando obras con un sello único. Su estilo tiene una impronta muy personal y su éxito se debe a la capacidad de crear atmósferas. Hay una gran sensación de tranquilidad e intimidad en sus trabajos y en este momento nada escapa a su interpretación y sensibilidad, aportando emoción al paisaje urbano, la marina o la naturaleza en general.

 «Cargué con agua el pincel y lo deslicé por primera vez sobre aquellas minúsculas pozas,  el estallido de color, la dispersión del pigmento, despertaron el deseo de crear y practicar la pintura.»