Cargué con agua el pincel y lo deslicé por primera vez sobre aquellas minúsculas pozas,  el estallido de color, la dispersión del pigmento, despertaron el deseo de crear y la practica de la pintura. A partir de entonces el interés me fue llevando a conocer la pintura y a estudiar el medio.

Las visitas a museos me permitieron observar de cerca, el trabajo de pintores como Turner, Homer, Hopper, Dalí y sobre todo los impresionistas, que tanto me fascinan, la verdad es que sigo buscando y descubriendo.
Con la selección de algunas acuarelas realicé varias exposiciones, en restaurantes y centros públicos, pequeñas exposiciones pero muy gratificantes.

Poco despues me fui iniciando en el Óleo y fue como empezar de nuevo, la impresión del óleo ha sido determinante.

Gracias por destinar vuestro tiempo a leer y ver mi trabajo.

Ramón Abad