«Cargué con agua el pincel y lo deslicé por primera vez sobre aquellas minúsculas pozas,  el estallido de color, la dispersión del pigmento, despertaron el deseo de crear y practicar la pintura.»